martes, 23 de julio de 2013

SUPERVIVIENTES

Al inicio de temporada tenia incertidumbre de como podía haber afectado la sequía del pasado año a los ríos y su población de truchas.

Fue el año hidrológico mas seco de los últimos setenta años. Gran parte de los arroyos se secaron y algunos ríos dejaron de correr, quedando el agua recogida en algunos pozos.

Por contra este año pinta bien, ha sido generoso en lluvias y nieves, dando un respiro a los ríos que a mediados del verano bajan con buen caudal, pudiéndose pescar cómodamente en ellos que por estás fechas suelen estar impracticables.

El primer día de temporada que acudí a pescar este pequeño gran río salí de dudas. Las truchas que moran en sus aguas son auténticas supervivientes, están adaptadas al medio de tal manera que pueden sobrevivir en aguas que llegan a alcanzar una temperatura de 25 grados centígrados y con muy poco oxígeno.

Así, en un pis-pas ha pasado la temporada, he tenido buenos momentos disfrutando en sus aguas de sus pintonas, luchadoras y bravas como pocas. Cuando veo reflejada mi imagen en el río me siento parte de él, me cuesta abandonar sus orillas y mas el último día de temporada, sabiendo que no volveré a pescar el río hasta dentro de unos cuantos meses.

Este domingo fui a despedirme del pequeño gran río, rodeado de tormentas, apenas pude pescar cómodamente  cuatro o cinco horas, suficientes para disfrutar del entorno y de las picadas espectaculares de unas cuantas truchas.

De continuar este año la tendencia de lluvias y nieves los ríos pueden salirse. Ojalá sea así.

Nutria, martín pescador, azor, zorro y corzo, entre otros, fueron algunos de los animalillos que salieron a mi paso y que me alegraron el día. Qué más se puede pedir, ver vida es para mi sentirme vivo.

HASTA LA TEMPORADA QUE VIENE PEQUEÑO GRAN RÍO.










video

No hay comentarios:

Publicar un comentario